ATENCIÓN CON LA URÓLOGA

Llegué puntual a mi cita con la especialista, una joven y encantadora doctora. No me examinó en lo absoluto, tenía mi historia y ya sabía el problema, solo me dijo: te voy a dar varias órdenes de análisis, scaner, ecografías y luego ponemos una fecha para operarte prontamente y puedas pasar sin tardar las sesiones de quimioterapia.

Los días eran muy duros para salir en ese estado y no había otra forma, así acudí durante el mes de agosto a todas las pruebas, me volvieron a citar ya con los resultados y la doctora me anunció: pedí sala para el 23 de setiembre a las 10 de la mañana y agregó, va ser con anestesia raquídea, te voy a colocar la Doble G (así se llama esa operación) que consiste en colocar 2 tubitos que van desde las vías urinarias hasta el riñón pasando por medio de la vejiga para que haga sus veces y ésta pueda descansar y regenerarse (en mi caso fue al lado izquierdo del riñón).

Volví a casa un tanto pensativa pero con la fe puesta en el Creador, solo quedaba esperar la fecha indicada y por mientras soportar la nada agradable situación.

SIGUIENTE

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.