HACE DOS MESES Y MEDIO VOLVÍ DE PERÚ

Y como les prometí que aquí van a seguir teniendo más noticias, aquí me tienen. Puedo decirles que en los tres meses que estuve en mi país lo pasé de maravillas con mi familia y amigos, disfruté mucho, comí los alimentos y tomé las bebidas típicas de nuestra región que tanto añoraba, siempre cuidando la calidad de la preparación y, sin exageraciones.

Cuando digo “cuidando la calidad” me refiero a saber que sean en locales con las mejores referencias, que la preparación sea condimentada con productos naturales y que las carnes y verduras estén lo más frescas posibles, ya que en casa, eso se da por descontado. Y “sin exageraciones” porque muchas veces sucede que cuando se prueba de mucho tiempo algo rico, uno quisiera seguir comiendo y comiendo, verdad?. Y todo esto en mi caso, como ya saben, es por cuidar mi salud.

Comí los deliciosos ceviches, pescados asados, patacones, juanes, ají de gallina, escabeche, paiche frito, parrilladas, frutas de mi región como aguajes, taperivas, uvillas, guanábana (en jugo), anonas, zapotes, papayas, bananas, naranjas, cocos, refrescos de camu camu, maracuyá, tumbo, uvos, aguajina, etc., no faltó algunas noches un cafecito, una copita de vino o una cervecita en nuestro lugar favorito del Boulevar a orillas del majestuoso río Amazonas y, por supuesto; imposible resistirse a saborear los deliciosos helados de aguaje en barquillo de la esquina de la calle Próspero con Brasil así como los riquísimos chupetes shambo.

Allá seguí tomando el látex durante mes y medio, lo paré cuando me sometí a un tratamiento dental que necesitó una pequeña cirugía que incluyó algunos puntos en una encía. Mi salud perfecta, volví sin novedad para mis controles pero, en el día de mi retorno tuve tiempo de ir hasta Chorrillos, conocer al Sr. Angel Custodio Gonzáles Becerra y el pequeño vivero que ahí tiene (plantas que lleva vía aérea desde su natal Moyobamba) para servir a las personas que deseen, conversé bastante con él y me traje una botella del látex que lo vengo tomando.

Mención aparte merecen mis amadas hijitas Rocío y Giovanna así como mis preciosos nietos Andreita, Sebastián, Renato, Adrianita, mi yerno Llordy, sus padres, mis hermanos Luisa, Jorge, Augusto, mis cuñadas Dina, Mary, mis sobrinos, mis amigas Dianita, Pilarcita, Quelita y muchos más que sería muy largo enumerar, pero ellos saben que los llevo en mi corazón.

SIGUIENTE

Lamentablemente justo ahí se acabó mi batería y ya no pude mostrarles como sale el látex. Es impresionante!.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.