– LA OPERACIÓN

Llegó aquel 15 de julio del 2015 – día esperado y al mismo tiempo temido – porque decir lo contrario sería mentir. Había un indiscutible temor pero no podía dar marcha atrás. El tiempo pasaba y mientras más pronto mejor.Fuí con mis hijos a las 6.00 a.m. porque estaba programada para ser la primera de entrar a sala. Tenía mucha confianza en la doctora que iba a operarme, me sentía segura y al mismo tiempo confiada en aquel que nunca falla a quien me encomendé antes de salir de casa.Mis hijos inquietos pero aún así trataban de darme seguridad de que todo iba a estar bien, yo por mi parte, hacía lo propio para que ellos estén tranquilos en las largas horas que iban a tener en la sala de espera.

Fueron casi 8 horas entre la cirugía y sala de recuperación. Me pasaron a piso al caer la tarde, en el trayecto pude ver los rostros de contento de mis hijos al verme sonreirles. Llegamos a la habitación donde me esperaban asistentes para pasarme a mi cama. Ellos me pedían que no hable solo escuche la conversación que sostuvieron al término de la operación donde la doctora les había explicado: que no hubo necesidad de abrirme el vientre, solo fue laparascópica y todo un éxito.

Horas después vino a verme ella para decirme que solo me quedo esa noche para observación, que si todo iba bien a primera hora del día siguente me daba mi alta. Y así fue.Salí en silla de ruedas hasta las afueras del hospital y luego escoltada por mis hijos tomamos el taxi a casa. Era lógico que estaba con medicamentos antibióticos y analgésicos por tanto no tenía ningún dolor, solo una pequeña incomodidad por la sonda que llevaba en las vías urinarias la que me iban a retirar dentro de dos semanas para luego comenzar las sesiones de quimioterapia.

Todo transcurría con normalidad, mis hijos se turnaban para acompañarme y atenderme, se esmeraban en darme una adecuada alimentación para recuperarme pronto; nada hacía presagiar lo que vendría después que sí me causó un tremendo impacto, un terrible tormento.Para mí eso fue el comienzo de un vía crusis!.

SIGUIENTE

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.