NO SE COMO LO HIZO PERO, LO CONSIGUIÓ!

No recuerdo la fecha exacta, pero era más o menos la quincena de noviembre de este año 2018 que recibí su llamada y me citó a una pastelería a media cuadra de su negocio (porque no puede tener plantas vivas en su local y menos comercializarlas), se las jugó por servirme y la valoro en su real dimensión.

Llegué a la hora indicada en compañía de mi hijita, enseguida vimos que venía trayendo en sus manos dos cajitas de cerradas de tecnopor, nos saludó, luego me dijo que agradece infinitamente el que le haya hecho conocer esta maravillosa planta porque “esta si que es milagrosa”, expresó.

Nos dijo además que se investigó todo y que si queremos más información que le demos un USB que él nos lo da.

Luego con mucho cuidado abrió la cajita y nos mostró dos pequeñitas plantitas que no tenían más de 20 centímetros, al verla me di cuenta que era la que yo quería, porque la Planta de la Vida es de dos clases: una de hojas verdes (que es la que traje de Perú) y la otra también de ese color pero conforme va creciendo va tomando el color rojo oscuro (casi granate) y su textura es un poquito más espesa que la otra. En ambos casos y sin la menor duda, el látex tiene el mismo efecto.

Le pagué por sus servicios quedando muy agradecida (en verdad fue un precio muy simbólico) y se notó que su deseo fue ayudarnos. En ese momento le pregunté si podría más adelante conseguir más plantones y nos dijo que no, que es muy difícil y tiene muchos riesgos y le entendí perfectamente. Luego nos hizo un breve comentario: yo también traje uno para mí, saqué una gotita y la puse en mi boca y sí que es increíble, sentí que se movía todo mi cerebro y me ardía la garganta pero, noté de inmediato sus excelentes efectos.

Ya para despedirnos agregó: esta otra cajita es para un señor que viene ahorita y está con cáncer al cerebro. En ese instante ingresaba él, tan jovencito, talvez 35 años como máximo, de aspecto muy saludable, físicamente simpático que entre risueño y nervioso le decía: disculpe, recién puedo venir. Seguro venía de su trabajo o de alguna cita médica. Quien diría que está con cáncer al cerebro!. Nadie!.

 

SIGUIENTE

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.