TERMINADO EL TRATAMIENTO

COMENZARON LOS CONTROLES

Debo decir que una vez terminado el tratamiento y estando ya libre del cáncer, los médicos no sueltan al paciente, en otras palabras no te dan de alta. Y aunque no te prescriben ninguna medicina porque ya no es necesaria, si son muy importantes los controles periódicos.

En mi caso, comenzaron mis chequeos semestrales con mis dos doctoras: una la que me operó y ordenó la quimioterapia (junio y diciembre) y la otra que me hizo la radioterapia y es la que hasta hoy me pide todos los exámenes necesarios (marzo y setiembre) en buena cuenta, tengo cuatro controles por año. Pasé ok todos los controles del 2016, todos contentos y felices y continuó así hasta setiembre del 2017 cuando por rutina la doctora me ordena un scaner, recibo una llamada en el mes de octubre para que me de los resultados.

Llegué a la cita y me dijo, todos los resultados están bien, solo hay algo que me preocupa un poco, abre la pantalla y me va mostrando y diciendo: tu vientre, riñones, hígado, páncreas, pulmones, corazón, senos están en perfecto estado, tú ya no tienes más cáncer, pero, hay algo que me inquieta y fija la imagen en los pulmones y explica: miras estos millares de lucecitas?, esos son los nódulos microscópicos que todas las personas tenemos y, en verdad se veían como si fueran la punta de una aguja muy fina y muy brillantes. Me muestra el pulmón derecho y perfecto, ahí están las lucecitas brillantes. Va al pulmón izquierdo y baja el mouse y me dice acá igual, excepto este puntito que es milimétricamente más grande que los demás y no tiene ese brillo, es más bien un tanto opaco.

Le digo, doctora me está ud queriendo decir, que tengo algún problema en el pulmón?, yo no tomo licor, no fumo, me alimento bien y descanso sin problemas. Me dice, lo se y te comprendo pero para salir de la duda quiero ordenarte un examen. Que examen doctora?. Una biopsia al pulmón. No doctora, nadie toca mi pulmón y si tengo algo que ahí quede.

La verdad no estaba preparada para una noticia así, mi hija me miró y dijo: mamita como tú quieras. Como son tan minuciosas y excelentes profesionales, realmente vi tristeza en su mirada ante mi negativa y le dije: voy a pensarlo doctora, deme unos días y volví a casa. Mientras tanto, me informé mucho mejor de los riesgos así como de lo que podría significar más adelante una operación al pulmón, lo tengo bien claro y para mí descartado por completo. No obstante, dos semanas después acudí a la cita porque también ya me había informado de como es una biopsia al pulmón. Luego de dialogar le dije, doctora la sola cosa que voy a aceptar es la biopsia y sea cual fuere el resultado, no hay nada más que ud me proponga y que yo lo acepte. Y quedamos así y me ratifico.

 

SIGUIENTE

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.